Los grandes editores de prensa de España coinciden en que el futuro de los medios pasa por el pago de contenidos